©  2015 por FertilART

     Derechos reservados

      Todos los videos que aparecen en las páginas son enlaces web,

      con el único fin de informar, y son propiedad de sus respectivos creadores.

   

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • YouTube Social  Icon

Ca. Scipion Llona 180, of 105, Miraflores

(01) 4922341  /  (51) 971441276

Tratamientos //

Las opciones de tratamiento disponibles dependen del tipo de problema detectado. Entre ellas tenemos los cambios en el estilo de vida, medicamentos, cirugías o el uso de tecnología de reproducción asistida. Se pueden combinar varios tratamientos diferentes para mejorar los resultados.

Tecnologías de reproducción asistida (ART) //

Es un conjunto de métodos biomédicos que facilitan o sustituyen a los procesos naturales que se dan durante la reproducción. Los principales son:

 

Baja complejidad:

 

- Relaciones sexuales dirigidas.

- Inseminación intrauterina (IIU)

 

 

Alta complejidad:

Abarca todos los tratamientos de fertilidad que implican manejo de óvulos y espermatozoides en el laboratorio

- Fertilización in vitro (FIV)

- Inyección intracitoplasmática de espermatozoide (ICSI)

Problemas hormonales

Tratamiento de problemas hormonales

 

En la mujer, la presencia de niveles anormales de hormonas puede causar ovulación irregular o impedir la ovulación. Así tenemos, el síndrome de ovario poliquístico, que es una enfermedad donde los niveles de ciertas hormonas son anormales y los períodos menstruales son irregulares o no ocurren, siendo una causa común de infertilidad. A menudo se trata con cambios en el estilo de vida o con el uso de medicamentos.

Se deben descartar también otros problemas hormonales que afectan la fertilidad de la mujer, como una enfermedad de la tiroides, o de la hipófisis.

En el hombre, la presencia de niveles anormales de ciertas hormonas, puede causar alteración en la producción de espermatozoides, cuyo tratamiento específico según cada caso puede revertir en cuadro en muchos casos

 

 

 

 

Inducción de la ovulación

 

La inducción de la ovulación consiste en el uso de medicamentos para promover la liberación de un óvulo. Este tratamiento se usa cuando la ovulación es irregular o simplemente no ocurre y se han descartado otras causas.

El medicamento más comúnmente empleado es el citrato de clomifeno. En casi un 40% de las mujeres es posible lograr un embarazo con el uso de este medicamento en un período de seis ciclos menstruales.

Los efectos secundarios generalmente son leves, y son sofocos, sensibilidad al tacto en las mamas, náuseas y cambios en el estado de ánimo. Si no ocurre la ovulación dentro de un plazo de seis ciclos, se deben considerar otros tratamientos, como el uso de gonadotrofinas para promover la ovulación. Las gonadotrofinas también se usan cuando es necesario recurrir a tecnologías de reproducción asistida o para otros tratamientos de infertilidad. A esto se le denomina hiperestimulación ovárica controlada y se administran en una serie de inyecciones a principios del ciclo menstrual. Se usan pruebas de sangre y/o la ecografía para dar seguimiento al crecimiento de los folículos (pequeños sacos en el ovario, donde se desarrollan los óvulos). Cuando los resultados de las pruebas revelan que los folículos tienen un tamaño determinado, muchas veces se usa otro medicamento que se llama gonadotropina coriónica humana (hCG) para desencadenar el comienzo de la ovulación.

Riesgos.

Aproximadamente un 10% de las mujeres que reciben tratamiento con citrato de clomifeno tienen un embarazo gemelar doble. El nacimiento de trillizos o más bebés es raro. El riesgo de que ocurra un embarazo múltiple es mayor cuando se usan gonadotrofinas. Los embarazos múltiples ocurren en hasta un 30% de los embarazos concebidos por medio de gonadrofinas en tratamientos de alta complejidad (FIV)

La inducción de la ovulación puede causar el síndrome de hiperestimulación ovárica, siendo la mayoría de los casos leves. En los casos más graves, es necesario hospitalizar a la mujer.

 

Problemas quirúrgicos

Entre las patologías que podrían requerir de intervención quirúrgica están la endometriosis, miomatosis uterina, hidrosalpinx, quistes de ovario, pólipos endometriales, sindrome de Asherman, entre otros. 

Los principales y más frecuentes procedimientos quirúrgicos son:

- Laparoscopía quirúrgica.

- Histeroscopía quirúrgica